Señoras y señores, tienen la palabra


Leo asiduamente los temas de opinión de este periódico y los encuentro llenos de cordura, de lo pasado, de lo que puede pasar, de lo que se puede hacer por nuestra tierra. Me descolocan algunas opiniones políticas, no entiendo como PP, PSOE y PAR que siempre han estado en el poder por estas tierras, hablan sin memoria ni pudor, pero bueno, allá cada cual con lo que dice, con lo que hace y con lo que vende.

En esta tierra donde las cosas van despacio, casi quietas, (a excepción de la gente que se va), industrias, hospitales, carreteras, etc. acostumbramos a echar la culpa a los políticos de turno, nunca mejor dicho lo del turno, pues por turnos nos han gobernado y mira cómo y dónde estamos. Pero no nos engañemos, cosa que hacemos muy a menudo. De lo que hacen o dejan hacer los cargos electos, somos responsables todos, lo de las ideologías cada vez me da la impresión que tienen menos peso, y que el peso a la hora de votar lo da el interés y el egoísmo particular. Da igual si los que roban, corrompen y mienten son los míos. Si todos son iguales, ¿por qué vas a votar?
Cuando los que quizá hablamos más de la cuenta, la cuenta de algunos, y hasta nos atrevemos a escribir en lugares como este, por ejemplo, hay gente que lee por que le gusta ver cómo piensan otros, gente que lee para ver si ponemos a parir a alguien, gente que cuando ve quien es el autor y no dice lo que quiere escuchar, el desprecio y ni mirar, cosa mal hecha, pues seguro que algo aprendería. Allá cada cual, con sus decisiones, su sabiduría y quizá su miedo a que se le vaya a pegar alguna idea y la líe, pobrecica su cabeza.

En esto de la política, cada cual sabe si se mete o no se mete, cada cual sabe a lo que se mete y a lo que no se mete, cada cual sabe lo que mete y lo que saca. Los de alrededor, sabemos perfectamente por donde van las meteduras y las sacaduras, por lo tanto, somos cómplices de lo bueno y de lo malo, cada cual sabe de qué. Tontos hay muchos menos de los que parece. Son muchos los que hacen tontear. Hay más listos que títulos dan anualmente las universidades. Para contar aprovechados y que quieren aprovecharse, no da dígitos la calculadora.
No me quiero olvidar de los palmeros y estómagos agradecidos, son mi debilidad, que harían algunos mandamases sin ellos, son su moral, su sustento, su apoyo, su razón de ser. Que escenas más maravillosas protagonizan los unos con los otros, sin sonrojos, mirándose a los ojos. Unos diciendo a todo si y lo maravilloso que tú eres, y el otro, el adulado, el protagonista, viniéndose arriba y dando lecciones y órdenes a diestro y siniestro. Luego los palmeros esperan su recompensa y el adulado si se les da, es con lo de todos. Para hacer un doctorado sociológico de 10.

No estés decepcionado porque no me meta con nadie en particular, lo puedes hacer directamente tú, vivas donde vivas y seas de la idea que seas, date un paseo por tu pueblo o ciudad, con los ojos bien abiertos y observa y piensa. Pregúntate el porqué, donde, como y cuando se hacen determinadas cosas, o no se hacen. Es un ejercicio buenísimo para desarrollar la ética, la agilidad mental y muchas más cosas.
Para terminar, te vas al espejo, te miras y espejito, espejito… yo porque, como, dónde y cuándo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s