Y… ¿por que no antes?, ¿para cuando…?

Leí en La Comarca este articulo de Ramón Millán, presidente de la Diputación Provincial de Teruel y me parece pero que muy bien, solo que yo le preguntaría que ¿y porque no lo han hecho?. Llevan en el gobierno o gobiernos de Aragón desde 1987  a 1993 solo el PAR. De 1995 al 1999 con el PP. De 1999 a 2011 con el PSOE. y de 2011 a 2016 con el PP. Han tocado todos los palos y han estado con todos en los diferentes gobiernos, ¿entonces? No vale echar culpas a otros, o se esta o no se esta y se es responsable de lo que se hace y de lo que no, y esta claro que si querían hacer lo que este hombre dice, ¿por que no lo hicieron? ¿cual es su credibilidad actual? Como la de todos los que han pasado por los diferentes gobiernos, o es que nadie veía que los pueblos de Aragón se desangraban, ¿quizá no merecian los cargos?, ¿quizá nunca dieron la talla? quizás, quizás, ¿quizás, estuvieron perdiendo el tiempo?, el tiempo de Aragón.

Quizá esto sea un poco largo, pero los dos artículos que continúan no tienen desperdicio.

Ramón Millán, de Castellote, pero ahora, desde su “lejano” sillón de Teruel capital, lo de siempre, que todos queremos pero…¿¿¿¿  y Alvaro Segundo, desde su Vinaceite querido, en medio de la realidad de lo que nos hacen. Dos personas, en dos mundos, aparentemente cercanos, pero que no se parecen.

Pascual Ferrer Mirasol

Llegadas estas fechas, media España acude a su pueblo a pasar parte de sus vacaciones. Pero los pueblos, que aguantan estoicos el invierno, necesitan pagar sus redes de alcantarillado, la recogida de basuras, asfaltar calles, organizar fiestas, toros, bailes y gimkanas. Necesitan zonas de juegos para los niños y arbolado en buenas condiciones. Deben mantener las tiendas y ofrecer una ermita rehabilitada a la que subir en el día grande de las fiestas. Amén de mantener durante todo el año, la escuela, el consultorio médico, el edificio multiusos y otras muchas infraestructuras.

Esta es la realidad. El día a día de los pueblos de la España interior y la culpa de que algunos estén desapareciendo por falta de una financiación adecuada para contar con estos servicios tan básicos y comunes en las ciudades. Los habitantes del medio rural son los garantes del territorio, los que protejen su patrimonio, mantienen vivas las tradiciones, su idiosincrascia, nuestro pasado, lo que hemos sido, sus gentes, su riqueza natural y medioambiental. En definitiva: los que custodian nuestra identidad como Pueblo.

Pero para ello, precisan inversiones, una financiación adecuada para tener unos servicios en igualdad de condiciones que el resto de los cuidadanos.

De todo esto hablé esta semana en León a los miembros de la Comisión de Expertos del Congreso de los Diputados a la que el Gobierno central ha encomendado el estudio de la posible reforma de la financiación de las entidades locales.
En ese foro, en el que parcipamos 15 provincias del interior, planteé la modificación de los criterios que rigen el reparto de la financiación con la idea de que el número de habitantes o población no sea el criterio con mayor calado (representa el 70% del total del reparto) y se priorice otros ítmes como la superficie o el número de pedanías. Como dato estadístico, quiero recordar que en el periodo 1993-2002 el porcentaje de ingresos en la provincia de Teruel a través de la participación de los ingresos del Estado, se incrementó un 30% frente al 107% de Murcia o el 87% de Albacete, por citar algunos ejemplos.

Por eso, mejorar la financiación de los entes locales es la piedra angular para la supervivencia del medio rural; la única fórmula para frenar la despoblación y por supuesto para compensar la desaparición de los Planes de Obras y Servicios que llegaban desde el Gobierno central.

También reclamé para Teruel la necesidad de flexibilizar las exigencias legales que pesan sobre las diputaciones sobre el modo y manera de reinvertir los ahorros (la regla de gasto) y el objeto y fin de esos remanentes .

Y otro asunto sin resolver: dije no a las encomiendas de gestión sin dotación económica por competencias de otras administraciones que estamos ejecutan las diputaciones gracias a nuestra buena salud económica.

Y pusimos sobre la mesa nuestro grano de arena: una nueva política fiscal para los profesionales que habitan el medio rural con beneficios y exenciones fiscales y la compensación a los profesionales que ejercen en el medio rural (veterinarios, profesores, médicos, secretarios…).

Y por supuesto, expliqué en ese foro de expertos, una propuesta de mi partido, el Partido Aragonés, que demuestra la importancia que tiene para el PAR la despoblación, el medio rural y el territorio, y que pasa por estudiar la posibilidad de instalar una casilla en la declaración de la Renta para destinar de manera voluntaria al menos el 10 por ciento de la recaudación del impuesto a políticas activas de lucha contra la despoblación en el municipio del que proceda el contribuyente.

Estas son las cuestiones que defendí para Teruel como presidente de la Diputación. El tiempo dirá si este encuentro fue una reunión más o si realmente los partidos mayoritarios quieren frenar la despoblación olvidando el rédito electoral que le propician los territorios más poblados.

Teruel necesita una solución hoy. Mañana es tarde.

En el Bajo Aragón llevamos ya mucho tiempo asistiendo impertérritos a los devaneos sobre el nuevo hospital de Alcañiz. Esperando con ansia que algún día podamos verlo finalizado y podamos disfrutar de sus servicios cuando nos sea necesario. Pero la realidad es tozuda. Llevamos muchos años de proyectos, contraproyectos y anteproyectos que se han quedado en el limbo con los sucesivos cambios de gobierno.

El señor Consejero de Sanidad afirmó que las obras empezarían a partir de septiembre. Permítanme que lo dude, y que sólo empiece a creérmelo cuando vea a las máquinas en funcionamiento.

Y es que esto cada vez clama más al cielo; porque está mal llevar años y años esperando al nuevo hospital, pero todavía está peor que en lo que queda del viejo falten cada vez más facultativos y los servicios sean cada vez más deficientes.

Hace unos días mi mujer fue llamada para una consulta de Dermatología que llevaba meses esperando. Ya casi no nos acordábamos de ella. Una vez allí nos dijeron que el hospital había estado varios meses sin dermatólogo, y por eso el retraso. Pero esto no es lo peor: resulta que el hospital de Alcañiz tiene tres plazas de Oncología; y sin embargo desde principios de junio no hay consulta por falta de facultativos. La solución transitoria de la administración… ¡que se desplace a diario uno de los dos oncólogos del hospital de Teruel!

Y la última ya es de traca. Desde hace unos días el hospital de Alcañiz no dispone de pediatra de guardia. Y la ingeniosa solución de la administración ha sido trasladar al pediatra del centro de salud de Híjar, dejando así sin consulta de pediatría a la Comarca del Bajo Martín. ¡Con un par!

Y digo yo… cuando a los señores del Gobierno se les llena la boca con palabras como “apoyo al medio rural” o “lucha contra la despoblación” ¿cómo no se les cae la cara de vergüenza sabiendo que son partícipes de que pasen estas cosas? Un poco más de seriedad, por favor. Porque si la forma que tienen de asentar a la población rural es privándole de los servicios básicos como la sanidad, pronto nos veremos todos en Zaragón y esto será un desierto. Háganselo mirar y, al menos, no se rían de nosotros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s