¿HAY FUTURO PARA LAS TRADICIONES?

 

Estos días en los que se acerca la Semana Santa en mi pueblo pienso en los años pasados y en las carencias que se empiezan a notar cada año un poco más. Rosarieros, Dances, Orden Tercera, Pianeros, cualquiera de los grupos que se elija tienen todos carencia de personas. Un problema es la falta de ganas, pero es que aún hay uno más fuerte y complicado de resolver, la falta de personas. Cuando hay muchas personas la cantidad llena a la necesidad con más o menos calidad, pero cuando no hay personas la cosa se complica, además, las personas que son proclives a colaborar son las que están en todo y en todos lados, por lo que acaban cansadas y abandonando.  Por no hablar de las críticas que reciben de los que jamás hicieron nada por nada, pero de eso ya hablaremos en otro momento.

A este paso se morirán los pueblos y con ellos sus costumbres y tradiciones, las costumbres quizá sea lógico con las modernidades, pero las tradiciones que se han ido transmitiendo de generación en generación se terminaran por que no habrá a quien transmitirlas, los habitantes de las ciudades verán lo que fue la vida en los pueblos en documentales, y de vez en cuando, como ya sucede hoy, irán a algún pueblo donde habrá una granja escuela y verán una gallina, pero las costumbres y tradiciones no las verán porque sencillamente nadie habrá que las mantenga.

Si nos vamos en nuestra comarca a lo que más nos representa, como puede ser el tambor y la Semana Santa, pues se ve claramente, y no es solo la falta de creencias religiosas, es como ya decía antes la falta de gente. Urrea, el pueblo más pequeño de la Ruta del Tambor y el Bombo, paso años sin acudir a las jornadas de convivencia con los alabarderos porque no era capaz de juntarlos en fechas fuera de las de Semana Santa. Pero es que su precioso dance también se ha quedado sin gente y ya no se representa.

Híjar, (hablo de esta más que de las otras porque también la conozco más que a las otras), en Semana Santa procesiona 14 pasos, a una media de 14 personas por paso son 196. Mas 14 estandartes. Mas 50 alabarderos. Mas 24 ministr@s. Más los del guion 3. Mas 9 personajes bíblicos (marías, samaritanas, etc.). Mas 20 hebreas. Mas 20 manolas. Mas 20 en la banda juvenil. Mas 20 rosarieros.  Mas algún personaje que en estos momentos no me viene a la cabeza nos encontramos que para sacar una procesión como pueda ser La Bajada de Imágenes, El Entierro o La Subida, se necesitan casi 400 personas antes de dar una palillada.  Imagino que La Puebla de Híjar, Samper de Calanda, Abálate del Arzobispo y algún otro tendrán problemas similares. Bien sabemos el problema que hay para completar cualquiera de los grupos mencionados y eso que en fiestas la gente acude a los pueblos y suma, pero… Pues eso se nos viene encima, tanto si lo queremos ver como si no, pero que viene es tan seguro como que el mundo va dando vueltas y nos trae días y noches.

La solución momentánea pasa por afrontar lo que viene y si es posible anticiparse a ello, pues de nada sirve en obstinarse, hay que buscar soluciones y cuanto más duraderas mejor. Hay una frase de uno de los colectivos, por ejemplo, los pianeros, “si le ponen ruedas yo ya no salgo más”, y si no se las ponen y no hay suficiente gente que pasa que ese se la echa al hombro el solo. A lo mejor no solo es que hay que ponerle ruedas, quizá hasta motor. Y como este tema pues muchos otros, ¿que hacemos con los trajes de lancero?, ¿qué hacemos con los ministros?, ¿qué hacemos con los bailes de jota en los que no participan chicos?, son algunas de las cosas en las que falta gente y hay algunas más.   No sé porque alguna gente se empeña en autoproclamarse como lo mejor de lo mejor, si no ha visto otra con la que comparar, asumiendo que para cada uno la suya sea la mejor, pero no por que lo sea, sino porque esa gente así lo siente.

El tema es complejo, pero hay tema y mucho, claro, si se quiere sacar adelante.

Las buenas esencias se guardan en tarros pequeños, pero hay que cuidar el tarro, porque de lo contrario no se pueden guardar la esencia y nuestra esencia va más allá de lo que hoy vemos, hay que llegar al cómo vamos, adonde vamos y al si queremos ir.

Se hacen reuniones, pero se avanza poco, y es que no hay que hacerlas para cubrir el expediente, hay que hacerlas para tomar decisiones, pues el tiempo pasa y la vida se va.

Pascual Ferrer Mirasol

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s