¿Dónde está la salvación?

| Mar 19, 2017Víctor Puch

“Salvados” hizo visible por unas horas a nivel nacional la problemática de esta Laponia Ibérica despoblada y herida de gravedad desde tiempos lejanos.

Tengo claro que “Salvados” y valga la redundancia, no nos traerá la salvación.

Hay varios puntos indiscutibles que afectan negativamente a nuestra región: La falta de inversiones, el olvido institucional, la ausencia de infraestructuras, la carencia de servicios y el querernos poco. Me centro en el último punto, porqué realmente es el único que está en nuestras manos enteramente.

Hay quién piensa que nos queremos poco, porque nos han hecho querernos poco al despreciarnos. Yo no pienso así, yo pienso que también somos culpables nosotros, no voy andarme con pendejadas en este tema, y me centro en el caso de Aragón y Teruel.

Tenemos gente que tiene el valor de hablar de Andalucía por ejemplo, gente que igual lleva treinta años su pueblo gobernado por el PAR y lo único que tiene son granjas de cerdos y calles mal asfaltadas. Tenemos gente que ni conoce el patrimonio de su pueblo, pero habla de los bienes de la franja. Tenemos gente que tiene la boina tan incrustada que no comprende la inmensa riqueza que es, que en Aragón haya regiones cuya lengua materna sea catalán y hasta en eso ven una mano negra.

Corremos a las plazas de los pueblos a celebrar los triunfos de la selección como si nos fuera la vida en ello, pero si alguien promueve iniciativas para reconducir nuestro futuro hacía un destino mejor, las prisas y las presencias disminuyen al mínimo.

Dicen algunos que se nos quiere mucho, que por los Madriles les caemos simpáticos, yo prefiero caerles un poco peor y que nos adecenten carreteras, que no nos cierren escuelas, que no nos busquen solo para ponernos cementerios de ruedas y cosas así.

No me verán enfundado en la bandera aragonesa. No somos más ni menos que nadie, todos los pueblos de España son igual de necesarios e imprescindibles, lo que no voy a prestarme es sólo a ver el mal que nos hacen desde fuera, cuando nosotros mismos tenemos un historial de disparates bien extenso. Nos queremos poco y nos queremos mal.

Me duele ver como el conservadurismo más recalcitrante está instalado en muchas mentes,  me duele ver como hay gente que gasta más esfuerzos en criticar otras regiones que si saben quererse, que en poner en valor la propia, me duele, pero no me lo voy a callar… palmaditas en la espalda no nos hacen falta, a muchos les damos lástima, no es que nos quieran.

Nadie va a venir a salvarnos, la salvación sólo pasa por nosotros mismos, pero si no hay un cambio de mentalidad generalizada lo único que seguiremos teniendo será eso, los Biel de turno trincando y muchas granjas de cerdos, hasta que aquí no quede ni el Cristo de los tambores.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s