GUARDAR UN MINUTO DE SILENCIO.

El minuto de silencio está considerado como un gesto de respeto en homenaje a una persona recientemente fallecida o como conmemoración de un acontecimiento trágico, del mismo modo que lo es el izado de una bandera a media asta.

¿Cuál es el origen de guardar un ‘minuto de silencio’?

En realidad el primer minuto de silencio fueron dos.

Se produjo a las 11 horas del 11 de noviembre de 1919. El motivo: rendir homenaje a las víctimas y damnificados de la Primera Guerra Mundial en el primer aniversario del fin de la contienda.

La idea de guardar esos dos minutos de silencio surgió de Edward Honey, periodista y soldado australiano que sirvió en el ejército británico durante la IGM.
Tras la guerra se afincó en Londres y el 8 de mayo de 1919 envió una carta al Evening News bajo el pseudónimo de Warren Foster. En la misiva sugería una conmemoración adecuada para el primer aniversario del tratado de armisticio que marcó 
el final de laPrimera Guerra Mundial , firmado el 11 de noviembre 1918 en la “hora undécima del undécimo día del undécimo mes”.

A Honey le había molestado ver como la gente salió a la calle bailando y cantando para celebrar el fin de la guerra y estaba convencido que guardar un par de minutos de silencio estaba más acorde para honrar la memoria de los fallecidos a causa de la guerra.

Todo parece indicar que tras varias gestiones la idea de guardar dos minutos de silencio llegó hasta el rey George V y éste dio el visto bueno para que se llevase a cabo.

 Yo he guardado algunos minutos de silencio y creo que un minuto, o los que sea, en homenaje de una o más personas o hechos significa que el que lo guarda está de acuerdo en homenajear al hecho por el cual se guarda.

Cuando esto ocurre, las personas que están de acuerdo en guardar el silencio lo hacen y terminado el tema. Las personas que no comparten la pena o el hecho pues lo más lógico es que abandonen el lugar donde se guarda el silencio, respetando a quien lo quiere guardar y asunto terminado. Lo que no se puede hacer es no estar de acuerdo y mientras unos guardan silencio meter bulla o reventar el silencio, eso no es de recibo.

Lo que tampoco es de recibo, es obligar a los demás a que guarden ese silencio, donde yo  diga, cuando yo lo diga o como yo lo diga.  Hay muchos casos en los que por diferentes opiniones se han guardado silencios y otros por los que no, pero tan respetables serían las de unos como las de otros, a nadie se le puede obligar a guardar un silencio de homenaje por lo que no siente.

Cualquier día prohibirán que los medios de comunicación, tanto hablados, como escritos, como audiovisuales, guarden sus hemerotecas, porque ahí es donde sale el retrato de muchos que hacen según convenga y cuando convenga y luego ponen a parir a todo el que no hace lo que ellos, cuando lo mejor que podían hacer es eso, guardar silencio.

 

Pascual Ferrer Mirasol

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s