MONSERGA DE UN VERANO.

En estos momentos se quiere a cualquier precio que haya gobierno, no importa nada lo pasado, hay que borrar las memorias, los políticos se tienen que poner de acuerdo cuando los españoles han votado de formas tan diferentes. Es el colmo de las contradicciones. El colmo de la manipulación e intoxicación informativa.

¿Pero es verdad que ese al que hemos votado queremos que se ponga de acuerdo con aquel al que no votaríamos nunca?. O es que hablamos sin sentido y sin saber muy bien lo que decimos o lo que hicimos. Si los españoles no hemos cambiado sustancialmente de voto en dos elecciones seguidas, ¿por qué les decimos a los que hemos votado que cambien ellos y se pongan de acuerdo con los que están en sus antípodas?. ¿No es una contradicción total?.  Creo que estamos en una contradicción continua y con una monserga infumable.

Cada día los casos de corrupción no cesan, grandes, pequeños, de este, de aquel.

Sin embargo la sociedad no reacciona. Las encuestas dicen que la corrupción es uno de los temas, el segundo, que más preocupa a los españoles, pero es mentira, porque si así fuera ya se habría acabado, y la verdad es que la mayoría de los españoles ampara la corrupción, no hay más que ver votaciones y comportamientos.

Pero hay una cosa que no se, si la gente la piensa o mira para otro lado para vivir más cómodo y que su conciencia no lo moleste.

Si los corruptos van a un armario y cogen billetes pues son ladrones y quizá de momento nada más, ni nada menos. Pero si los ladrones roban de lo que es hacer un edificio, un puente, una carretera, un ferrocarril, la cosa puede tener otras connotaciones. Si mueren personas por haber hecho las cosas mal para llevarse el dinero la cosa es muchísimo más grave. Se acuerdan del tren que descarrilo en Galicia, se acuerdan del metro que descarrilo en Valencia, se acuerdan de la autopista A-1 de Aragón que se llevó la primera riada que bajo, se acuerdan de la variante de Fuentes de Ebro, mal planificada y peor ejecutada llena de blandones y que ya se ha cobrado unos cuantos accidentes y algunas vidas. Así podemos estar citando un ejemplo tras otro hasta nunca acabar.

Pues bien, cada vez que votamos a cualquiera de estos que han amparado estas corruptelas somos cómplices.

¿Cómo te sentirías si los seres a los que más quieres se los hubiera tragado el derrumbe la  A-1 de Aragon porque estaba mal hecha? O cualquier otro accidente de los enumerados.

Triste país en el que pasan estas cosas, la ciudadanía mira para otro lado, las victimas quedan olvidadas y despreciadas y los responsables escapan de la justicia con dineros manchados de sangre. Triste país aquel que el dinero es capaz de taparlo todo y aupar a desalmados. Triste país aquel en el que políticos electos amparan y conviven con corruptos y gentes sin escrúpulos. Triste país… aquel que un ladron de guante blanco puede ser el asesino y se le encumbra. Que tristeza de país.

 

Pascual Ferrer Mirasol

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s