GENTECICA.

  1. No conozco a muchos que a si mismo se consideran intelectuales, si a algún sabelotodo. De los que se consideran ricos conozco a mas. Mas es frecuente ver a españolitos “perder el culo” tras personajes que pululan en este país y que aparentan tener dinero y conocimientos cuando la realidad demuestra que tienen muchas carencias, sobre todo en lo que es la consideración hacia sus vecinos de país. Este articulo de José Luis Corral en El Periódico de Aragón de el sábado 02/04/2016 da toda una descripción sobre lo que hay por esta España nuestra en cuanto a pelotas, desinformados, amiguetes, colocados y otras especies protegidas… por el sistema.

02/04/2016 Jose luis Corral en El Periodico de Aragon

¿Insultar o calificar?

El nuevo académico de la RAE, el escritor Félix de Azúa, ha saltado a la popularidad al decir de Ada Colau, alcaldesa de Barcelona, algo así como que una ciudad europea no merece tener al frente a esta señora, y que debería estar “vendiendo pescado”. Independientemente de la opinión que tenga cada uno, sobre todo los ciudadanos de Barcelona, a cerca de la labor de esa alcaldesa, dudo mucho que Félix de Azúa tenga la más remota idea de lo que significa vender pescado y el trabajo que conlleva. Se lo podrían contar los comerciantes que cada mañana se dan un buen madrugón y trabajan duro para que Azúa pueda tener pescado fresco en su mesa a la hora del almuerzo. Félix de Azúa, un notable escritor pero irrelevante como personaje público hasta ahora, ha realizado un notable ejercicio de machismo y de idiotez intelectual. Aupado por la egolatría que para algunos supone entrar en la Academia de la Lengua, lo que por otra parte –e independiente de los méritos–, suele ser cuestión de tener unos cuantos amigos y amigas, Azúa se ha equivocado con su metáfora, gravísimo error en un escritor. Es obvio que al nuevo académico –que parece encantado de haberse conocido– no le cae nada bien Ada Colau y que no aprueba su manera de gobernar Barcelona, y en eso tiene todo el derecho del mundo a ejercer una crítica dura y mordaz, pero de ahí a enviar a la actual alcaldesa a vender pescado solo demuestra la catadura moral de este escritor y su soberbia. Además de una evidente carencia para el análisis político y la sensibilidad social. En España existe una serie de ¿intelectuales? que se considera dotada de una especie de superioridad personal sobre el resto de los mortales. Cree esta especie que por ejercer en el campo creativo de la literatura, la danza, el cine o la música tiene derecho a mirar por encima del hombro a los demás, como si estuviera aupada, a saber con qué derecho, sobre una especie de plataforma celestial desde la que observa el mundo libre de manchas, olores y sabores extraños. Azúa se ha comportado, en esta ocasión, como un verdadero cretino, y sus críticas no traducen otra cosa que un transfondo de machismo, falta de educación y carencia de la más elemental elegancia. A no ser que, con estos exabruptos, Azúa pretenda que se hable de él, como parece que ocurre en este caso; tal vez porque a falta de otras ideas, entienda que es la manera más rápida de hacerse popular. Vamos, un intelectual… comprometido.

Ahí queda eso.

Pascual Ferrer Mirasol

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s