IMPOTENCIA EN LA CUESTA DE LA IGLESIA.

Cuando las cosas se hacen tarde y con prisas pues suelen salir torcidas, pero no creo que los ciudadanos tengamos que sufrir las consecuencias, cada cual tiene que su responsabilidad, sus derechos y sus obligaciones.

He presentado dos quejas por escrito en el Ayuntamiento, además de un montón de quejas verbales, casi diría que una cada día desde que empezaron las obras y por diferentes motivos. A las verbales se me contesta, alguna vez, que se buscaran soluciones, a las escritas no hay respuesta.

No queda otra que buscar foros en los que dar aire a lo que pasa y ver si así alguien se molesta en buscar la solución. La sensación de impotencia es total.

Alguno dirá que está mal quejarse, pero es porque a él no le entra el agua en casa, y si no se soluciona habrá que seguir con la queja o tener agua y filtraciones de por vida. La Cuesta de la Iglesia lleva años que dicen que está mal, lo primero que habría que preguntarse es porque estaba mal. Pero lo que tenemos ahora es, que antes no daba problemas y a hora sí, también hay que preguntárselo.

José María Turón Gracia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s