Falta de medios para ir a la escuela rural.

Esta es la noticia que da hoy el periódico de La Comarca por medio de Beatriz Severino. En estos tiempos, la escuela de cualquier niño tendría que ser lo primero después de comer, esta noticia, es para que dimitiera hasta el gato. Luego dirán que se mueren los pueblos y en tiempos de elecciones alguno de estos que ni siquiera nos miran prometerán el puente y el rio. Uno se puede hacer mil preguntas de porque pasan estas cosas. Yo si se porque pasan la mayoría de las veces, porque cada uno vamos a nuestra puta bola y como pensamos que estas cosas no nos afectan y que es cosa de otros defenderlas, pues así nos va. No hace falta que haya guerras de las conocidas. Estas son las bombas que van cayendo en nuestros pueblos, las que van creando refugiados hacia las grandes ciudades, las que hacen que los pueblos se mueran.  Uno tras otro, hagan cuentas.

Así nos lo cuenta Beatriz:

Sandra Quintero, una vecina de Azaila, ha escolarizado a sus dos hijos en Zaragoza después de iniciar el curso en Vinaceite. El motivo es que no puede llevar a los dos pequeños al centro al no tener carné de conducir (el día 19 se examina). No oculta su malestar ante lo que considera «incongruencias» e «injusticias» del sistema educativo. Sus dos hijos, pasan ahora la semana con los abuelos en Zaragoza.

La madre, que regenta el bar de Azaila, lamenta que no haya autobuses que conecten ambos pueblos. «Solo hay tres días a las 9 pero el problema persiste el resto de mañanas y cada tarde», explica. «No han puesto facilidad porque si no tengo coche, ¿cómo los llevo aunque me paguen beca? Sabía a lo que venía y que los servicios son los que son pero si no hay transporte porque no hay niños, no habrá nunca porque la gente se desmoraliza y se va. A mí me ha pasado y el año pasado otra chica se fue con sus tres hijos. De haber habido más facilidad ahora habría cinco niños», denuncia.
El colegio de Vinaceite pertenece al CRA Bajo Martín. El director, Jesús Ángel San Bernardino, lamenta la decisión de la madre. «En el centro podemos llegar hasta donde nos permite la ley. En este caso, como sucede en muchos, nuestra labor es tramitar las becas de transporte y de comedor si es preciso y así se ha ofrecido», dice. El docente incide en que existen opciones ya que cada situación se estudia y se conceden ayudas individualizadas para desplazamientos a través de la dirección provincial de Educación. Si no se dispone de vehículo una de las opciones es utilizar un taxi, un servicio que la madre calculó que le salía a unos 60 euros semanales que hay que adelantar ya que las ayudas se cobran a mes vencido. «Lo de menos es eso, con que alguien me los lleve y traiga me conformo y solo será durante un mes si apruebo el práctico. Un profesor se ofreció con una autorización mía pero no me lo permitieron», comenta. Desde el Gobierno de Aragón, responsable de las rutas escolares, también remiten a utilizar el servicio de becas. De hecho, normalmente los alumnos de Azaila han ido al colegio a Híjar pero se permite optar por otros pueblos más cercanos.

Así está el tema, siglo XXI, menos mal que se termino la crisis, algunos ni la conocieron ni preguntaron por ella, pero deciden sobre estas cosas. Vaya sociedad esta.

Pascual Ferrer Mirasol

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s