PERSONA, RESPETO, GILIPOLLAS.

Según define el diccionario de la lengua castellana, que creo que es la que de momento hablamos la mayoría de los que vivimos en esto que todavía se llama España, y que cualquier día alguien dirá que se tiene que llamar de otra manera y bla bla bla.

Persona. Individuo de la especie humana, hombre o mujer, etc.

Respeto. Tener la debida consideración hacia una persona, animal o cosa.No utilizar algo que es de otra persona o que es para ella. Entender que algo es digno y debe ser  tolerado 

Gilipollas. Se aplica a la persona que es tonta, estúpida o excesivamente lela.

Y si uno profundiza hay mas definiciones, ilustrativas, curiosas y clarificantes. (La etimología de gilipollas es muy ilustrativa).

Yo opino que persona es cualquiera en cuanto nace, acaba de nacer una persona. Encadenado las palabras, solo por el mero hecho de ser persona, cualquiera se merece el máximo respeto, luego a lo largo de la vida ella solica se encargara de ponerse el grado. Y siguiendo con la tercera que acaba en s, y s es plural, osea, más de uno, pues está todo dicho, el que es gilipollas pues lo es en muchas facetas, aunque nadie ve sus s.

Cualquier cosa que pasa o se hace, viene a muchos de coña para liarla.

Con el tema del día de la Hispanidad, del día de España, del día de la Virgen del Pilar, o de cómo se la quiera llamar, aparecen los patriotas que quieren ser mas patriotas que nadie y se convierten en patrioteros, y los que a base de querer ser perfectos y auto intelectualizarse, se convierten en anti todo. Luego estamos “los del medio”, los que nos quedamos con cara de gilipollas viendo como unos y otros se quieren apoderar de algo que es de todos y que gracias a ellos acabara siendo de nadie, porque nadie “del medio” entiende a todos estos “salva no se que” de un lado y de otro.

Hay ejercicios en esta vida para los que pretenden ilustrarnos a la fuerza en sus ideas ilustradas. Los que opinan que no hay que mezclar los civil, con lo religioso y viceversa, pero que dan clases de cómo funciona el tema a los demás, les diría sencillamente; pónganse uno de estos días por la puerta de la basílica del Pilar, (pongo este ejemplo porque estos días con lo que dicen unos y otros pues, está de actualidad),  abran los ojos y además de mirar, vean, y verán que hay gente que no entra y gente que entra de todas las formas, condiciones y comportamientos, eso sí, las que yo he visto siempre, con respeto salvo contadísimas excepciones que a veces son mas de no darse cuenta de donde están, que de ninguna intención. Pues bien, esa persona que entre solo a ver,  esa otra persona a la que le caen las lagrimas, esa otra persona que se arrodilla ante el altar y la que no entra, a mi juicio todas tienen el mismo derecho a que se las respete. Así como la obligación de respetar a las personas que no hacen lo que ellos.

Y los demás lo tendríamos que asumir, y así evitaríamos muchas de estas gilipolleces que auspiciamos. El respeto a los demás, que no es lo mismo que a lo que nosotros queremos.  Porque se da mucho el caso de que el que no piensa como nosotros ya está fuera de juego, cuando a lo mejor los que estamos fuera de juego somos nosotros. La libertad de cada persona termina donde comienza la de otra y viceversa.

Ahora está de moda lo de decir los dos géneros, tanto el femenino como el masculino, pues no deja de ser otra moda que han puesto los oradores, y así pasa, que alguno de  ellos mete la pata hasta el garrón, (ambos géneros tenemos garrón), ya que para cualquier persona que entienda un poco de la gramática española sabe perfectamente lo que es correcto e incorrecto y lo que aglutina a todos o solo a unos, lo demás pues es como decían los abuelos “verborrea y politranca”. Y señoras y señores, jóvenes y “jovenas”, chicos y chicas, la igualdad entre lo femenino y lo masculino no se consigue terminado las palabras en a o en z, se consigue con hechos que comienzan y terminan en y con respeto.

Y como estos días está la frase de; “no es no”, también está la de, “si es si” y volvemos a lo del principio, cada cual elige su sí o su no y los demás pues… respeto, que es la base de la convivencia entre personas, aunque siempre hay algún gilipollas que no se entera.

Pascual Ferrer Mirasol

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s