LOS MUROS SIEMPRE ACABAN SIENDO REBASADOS.

Desde la antigüedad ya se habla de los muros derribados de Jericó, desde la antigüedad ya se habla de que la Gran Muralla China fue rebasada, desde la antigüedad ya se habla de que el muro de Adriano fue rebasado, el más moderno y famoso, el de Berlín, cayo. Así una larga retahíla de obras que los hombres hicieron y hacen para evitar el paso por unos motivos u otros a sus semejantes, pero que más temprano que tarde acaban siendo rebasadas.

Hoy, obras realmente vergonzantes por todo el mundo, tratan de evitar que unas personas puedan buscar una vida mejor. Alegan los constructores que son para defender su tierra, su forma de vida, sus pertenencias. ¿Es que todos esos que huyen de guerras, de hambrunas, de miserias, de la muerte, no tienen derecho a vivir en un planeta generoso que nos lo da todo y todo se lo expoliamos y nos lo escrituramos para que el robo sea legal?

Nuestros dirigentes, torpes, zafios, sin escrúpulos, incompetentes hasta la saciedad, lejos de ser capaces de encontrar una solución lógica y coherente, repiten los errores que se dieron en el pasado y así el mundo repite y repite su larga lista de errores, horrores y fracasos. Y para más inri, tan pronto dicen que la emigración y los refugiados son un peligro, como que hay que amarlos y cuidarlos, no hay que ver más que la hemerotecas y declaraciones que por ejemplo se encuentran en Internet. Conclusión, intereses y falsedades.

Y los necios, los que llenan la barriga y por ella el cerebro, incapaces de pensar algo por si mismos que no sea el puto interés, ahí andan, solidarizándose con los que levantan los muros, justificándolos, y amasando el cemento en sus duras cabezas.

Los muros siempre ha sido una manifestación vergonzosa de la limitación de la libertad fruto de la avaricia y el egoísmo humano. Hoy se siguen construyendo kilómetros y kilómetros para separar naciones, pueblos y familias.

Y es que… podrán cortar las flores, pero jamás podrán detener la primavera.

Pascual Ferrer Mirasol

Anuncios

Un comentario en “LOS MUROS SIEMPRE ACABAN SIENDO REBASADOS.

  1. Difícilmente se puede mirar para otro lado ante la situación que viven miles o millones de personas que huyen del hambre, la guerra o la pobreza más extrema, y sin embargo hay quién lo hace sin escrúpulo alguno.

    Estas, no sé si llamarles personas, gentes que miran para otro lado quieren mantener su nivel de vida a costa de todo y de todos. No creo que puedan ser felices a pesar de sus numerosos bienes materiales, no pueden serlo porque aunque no quieran las duras imágenes de la realidad les escupen en la cara.

    Yo no puedo ni pensar en ser feliz viendo esa dura realidad, no sé si está en mis manos o en nuestras manos tratar de cambiar el mundo pero si no lo intentamos no podremos mirar a los ojos a quién sufre sin tener culpa alguna.

    Manolo el pito.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s