Generación Perdida

Con  24 primaveras me considero parte esos jóvenes “sin inquietud”, generación perdida, del botellón y las redes sociales, de la despreocupación, del desinterés por lo ajeno, del bipartidismo futbolero, de la música maquinera, de dinero en el bolsillo con el mínimo esfuerzo.

Puede que sí, o puede que se trate de una visión estereotipada marcada por la necesidad de justificación de una generación cincuentona a la que una indignación tardía le reconcome por dentro. Se consideran la prole de la inquietud y la lucha, vivieron los primeros pasos de la democracia, se comprometieron o habría de todo como en todos lados, pero pronto se aposentaron en la zona cómoda, la mayoría hundieron el culo en el flotador que les permitía su estabilidad laboral, sus preocupaciones se centraron en la hipoteca, las vacaciones, la promoción laboral… ¿inquietudes? ¿Compromiso social? Sí, pero desde la perspectiva del periódico y el cortado, sin salir de la zona cómoda y siendo cómplices en mayor o menor medida de la situación actual.

Mi intención no es despotricar generalizando sino proponer otra visión a los que predicadores de: “…estos jóvenes de hoy en día no se preocupan por nada…”

Somos estudiantes, o hemos sido, somos trabajadores, o hemos sido, somos los que pagamos una crisis que no hemos generado…  nos plantamos contra la perversión de la democracia, contra la privatización de la universidad, no nos interesan pactos del euro, opinamos, votamos, hablamos de todo “hasta de política”, nos involucramos, participamos, los hay voluntarios, los hay cierceros, los hay políticos, sindicalistas y hay de todo como en todas las generaciones. Nos toca ser becarios, indignados, parados, trabajadores precarios… ¿anestesiados? Yo diría resignados en muchos casos, nos cuesta creer en el sistema, en el futuro.

La falta de inquietud y el aborregamiento es mal común en nuestra sociedad atreviéndome a considerar que sea el menor de los males de la juventud, pero repito, hay de todo como en todos lados.

 

ROBERTO ESTEBAN

Anuncios

2 comentarios en “Generación Perdida

  1. Lo único que se echa en falta en esta generación es más movilización en la universidad, quizá porque mucha gente acude a ella con el único pensamiento de promoción laboral, idea promocionada por todos lados.
    Creo que no sólo la generación anterior se acomodó como bien dices, si no que además ha sido cómplice de la desmovilización de generaciones posteriores (además que en un principio los jóvenes crecen emulando a sus modelos sociales). Somos la primera generación que ya no debía luchar por nada porque según ellos estos eran muy buenos tiempos (para ellos suponemos), somos la primera generación que no podía soñar con la utopía, no debíamos tener más sueño que el sueño americano (buenos estudios, buen trabajo, buena casa, buena pareja, buenas vacaciones,…)
    Evidentemente esto es una generalización porque de todo podemos encontrar en ambas generaciones. Los “jóvenes” que ahora tenemos poco más de 30 años eramos muy niños en las grandes manifestaciones de estudiantes de los 80 (las del Cojo Manteca), la huelga general del 14 de diciembre del 88 (la más grande de los últimos 30 años).
    Tras la caída del Muro de Berlín y la victoria del capitalismo, los teóricos afirmaban que la Historia había terminado, ya no había lucha de clases ni podíamos soñar con cambios radicales (Fukuyama dixit) ya que el neoliberalismo había vencido. Esto que ha día de hoy se ve a todas luces absurdo, en los 90 era casi un dogma para una gran mayoría. Desde finales de los 90 hasta 2007 este país parecía el país de todos pueden hacerse ricos, el pelotazo, el mamoneo, la corrupción… eso si, sin educación, sin I+D, etc
    En esas épocas hubo luchas, no las podemos olvidar como la lucha de los insumisos (única en Europa), luchas pro derechos gays y lesbianas, las luchas contra la globalización (a nivel de debate y teórico la más rica) y la más importante en este país en esa época: contra la guerra de Irak. Excepto esta última, por ser mayoritaria, lo demás se veía como a grupos antisistema intentando vete a saber que. Hubo otras más recientemente que han podido ser germen de lo que ahora estallado como la Plataforma por una Vivienda Digna. Algunas huelgas generales como la del 2002 que tumbó el decretazo de Aznar, esta última menos seguida de septiembre de 2010 (y donde hubo ya mucha gente joven en la calle en la manifestación “que la crisis la paguen los ricos”), etc…
    Ha habido movilizaciones todo este tiempo, pero casi siempre los mismos. Este último movimiento 15m ha conseguido la movilización de muchos jovenes que nunca se habían movilizado o que llevaban mucho tiempo desmovilizado. El neoliberalismo, la cara más real del capitalismo, nos trajo el individualismo más exarcebado y ha tratado de romper todas las solidaridades de clase que existían. El pensamiento único nos ha estado machacado durante años y salir de esa lógica es muy complicado, pero ya sabes si lo haces te denominan antisistema, perroflauta, filoterrorista y otras lindezas que te tienen que resbalar.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s